News

LA HELADERÍA DEL FUTURO ES EL AUTOSERVICIO

El mundo del helado sigue creciendo. Y también evolucionando. En este sentido la heladería de autoservicio representa un nuevo modelo de negocio que garantiza un elevado rendimiento y una interactividad que jamás se había visto antes. ¿Por qué invertir en una heladería de autoservicio? Intentamos explicar las ventajas partiendo de la tipología de negocio.

Para abrir una heladería autoservicio sólo son necesarias las máquinas de mantecación rápida, como las de Gel Matic, que permiten preparar y erogar un helado excelente.
Cabe la posibilidad de añadir un pequeño laboratorio, y se recomienda disponer de una zona con dispensadores de topping y pepitas de decoración.
En pocos metros cuadrados se puede desarrollar una heladería y personalizar la decoración según el gusto de cada uno.
Hablamos por tanto de espacios reducidos y también de costes reducidos; durante la temporada baja, por ejemplo, puede ser suficiente con un solo empleado para gestionar el local y ayudar a los clientes.
A la inversión para la apertura y gestión del local se suman los consumos energéticos e hídricos, aunque mínimos gracias a la eficiencia de las máquinas Gel Matic.
Entre las ventajas de este negocio, recordemos la elevada flexibilidad en la gestión de la producción, con pocas excedencias y derroches reducidos, la facilidad de gestión y la elevada replicabilidad. Otro aspecto muy importante es la elevada marginalidad.
Además de ser un negocio muy rentable, la heladería de autoservicio es muy atractiva para los clientes finales porque ofrece la posibilidad de interacción y personalización: el cliente se prepara su propio helado, lo decora, le añade toppings y pepitas y, por último, paga en función de la cantidad erogada.
El helado producido con las máquinas de mantecación rápida se llama “helado rápido” porque se eroga y se come en el momento. Es un helado de calidad excelente, muy cremoso y fácil de digerir, que recuerda la verdadera tradición del helado italiano.
Veamos la situación del mercado. El sector del helado no sabe qué es la crisis: su consumo es muy elevado y en crecimiento en todo el mundo. Según un reciente estudio de mercado, el factor principal a la hora de elegir un helado, es sin duda la calidad.
A esto se añade un elevado incremento de la demanda de alimentos sanos y naturales. La tendencia confirma también el éxito de los productos de calidad relacionados con el helado rápido, junto a la difusión de compras “on the go”, los llamados productos de paso, un fenómeno en línea con la dinamicidad y la rapidez del servicio que ofrecen las heladerías de autoservicio.
Helado y fórmulas de autoservicio constituyen así una combinación ganadora.